20 de noviembre de 2007

El complejo criollo y el complejo conquistador


El reciente capítulo protagonizado por Juan Carlos de Borbón y Hugo Chávez, en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile, ha servido a algunos para despertar los odios viscerales que aún dormitan en una parte de la población latinoamericana. Como es habitual, esto sucede con el apoyo incondicional de no pocos de los odiados que, en su afán políticamente correcto por defender a presuntas minorías, incluso se permiten el lujo de auto-flagelarse.

Me ha causado sorpresa que el recordatorio de la colonización de América, en esta ocasión, haya venido de un prestigioso intelectual costarricense, el cual ha querido formular un paralelismo entre el “¿Por qué no te callas?” y los acontecimientos que se produjeron hace varios siglos, cuando los conquistadores españoles visitaban –para quedarse- por primera vez estas tierras. Ya el propio interpelado esta semana circundó dichos terrenos. Nada nuevo bajo el sol. Al que se cree un Simón Bolívar tercermilenario ese discurso le sale con toda naturalidad, dado que en él se asienta parte del odio continuamente reavivado que le mantiene en el poder. Hoy somos los españoles y mañana serán los estadounidenses. El odio es lo que más une al ser humano.

Este asunto de culpar a los demás de los males de América Latina es tan viejo y está tan manoseado que ya no se sostiene. Pero algunos le siguen sacando jugo y culpan sin remilgos a sus antepasados. Sí. Sus antepasados. Los de Fidel Castro, Daniel Ortega, Hugo Chávez y toda su caterva de líderes mesiánicos con su pátina de indígenas. Porque fueron los ancestros de todos estos los que llegaron a “hacer las américas” y se quedaron. Que nadie se olvide de eso. Por eso cuando levantan el dedo acusador espetando aquello de “los españoles que vinieron a llevarse el oro”, resulta que hablan de sus propios antepasados.

Nicaragua se independizó de España en 1821, Bolivia en 1825, Ecuador en 1830 y Venezuela en 1845, por poner cuatro ejemplos de países cuyos líderes aún continúan con la monserga de los conquistadores. En otras palabras, han pasado cerca de dos siglos y los españoles continuamos siendo los culpables de los males que afectan a gran parte de los pueblos de esta parte del Atlántico. ¿Sospechoso no les parece?.

¿Será posible que nadie se haya parado a pensar que los deseos –y consecuciones- independentistas de personajes tan alabados como Simón Bolívar, no eran más que las ansias de poder y hegemonía de la población de origen español que, con base en su nacimiento criollo, no querían seguir sometidos a los vientos liberales que procedían de Europa?. Si los españoles somos culpables de que Latinoamérica no levante cabeza, ¿serán los británicos, holandeses y franceses culpables de la bonanza que afecta a los EE UU y Canadá, a pesar de que arrasaron con la población indígena?.

Discúlpenme por la formulación retórica de tales interrogantes. El caso es que estoy convencido de que muchos de los que, como borregos, aceptan sin titubeos el mensaje que culpabiliza a la colonización europea de estas tierras de todo lo que viene sucediendo desde que abandonaron el neolítico hasta nuestros días, no se han detenido a plantearse semejantes interrogantes. Ni de un lado de la “mar océana”, que dijera Colón, ni del otro.

No olvidemos que del lado de los presuntos culpables, hay quiénes se solidarizan con ese concepto mesiánico denominado “los oprimidos pueblos de América”. No sabemos si en un acto de aceptación o de acusación: “Fueron ellos, nosotros siempre fuimos de izquierdas”. Algunos acuden presurosos a hablar de “la larga noche de los quinientos años”. Bonita metáfora. Una pena que en los últimos doscientos la “noche” haya corrido por cuenta propia. Otros incluso tienen fuero legislativo y no dudan en pedir que Juan Carlos de Borbón pida disculpas al caudillo por ponerlo en su sitio. Así nos va.

12 comentarios:

Ramón Villaplana dijo...

Este tema empieza a preocuparme mucho porque cada vez lo oigo más. Es un argumento generalizado en la gente hispana pero además apoyado por la izquierda europea que se piensa con legitimidad para criticar hasta los muertos (con tal de que estos sean los tatatatatatarabuelos de alguien de derechas). Lo más grave es el uso del término GENOCIDIO y el de MASACRE para hablar de la colonización española de América. Y, en base a ese criterio, habría que aceptar, según ellos, que tenemos una deuda histórica por la que deberíamos bajar la cabeza cada vez que estemos delante un latinoamericano.

Veamos, no voy a ser yo quien diga que estuvo bien la Colonización, ni que fuese pacífica, pero estamos hablando de HACE 500 AÑOS y por lo tanto no se pueden aplicar los valores posmodernos del siglo XXI a lo que ocurrió por aquel entonces. Claro que hubo exterminio (y ni de lejos como el que hicieron los británicos con los nativos americanos, por cierto) pero no fue algo excepcional de los españoles con los indígenas americanos. La historia de la humanidad, hasta que cada día nos hacemos un poco más civilizados, es esa, la de la autodestrucción, y no sólamente la de los colonozadores europeos en otros continentes, sino entre ellos. Europa ha sido el primer sitio donde ha habido grandes guerras y aunque Inglaterra y Francia nos hayan invadido alguna vez y hayan entrado en guerra con nosotros ningún español los llama 'genocidas' PORQUE PASÓ ENTONCES. La pauta diferenciadora la marcó Hitler, cuando en una sociedad ya moderna y cuando había una cultura democrática extendida por europa quiso exterminar una raza, eso sí era genocidio. No nada de lo anterior.

Un fuerte saludo ;)

lola dijo...

Yo nací en Cuba, cuando estudiábamos historia de nuestro país, nos decían en qué consitió la conquista, las encomiendas al final no resultaron ser lo que debían, se exterminó a la población indígena, se llevaron esclavos negros, y los movimientos independentistas los comenzaron los criollos, Cuba fue la última colonia que se liberó de España, con ayuda de los americanos, pero sería absurdo culpar a la metrópoli de lo que pasa ahora allá, llevamos casi 50 años de dictadura, eso es culpa nuestra por no haberle sabido parar los pies al individuo ese. Y considero que es absurdo seguir culpando a los españoles de los males de América, estoy contigo en que han tenido cerca de 200 años para resolver sus problemas.
Es curioso que aquí en Canarias, también tengamos unos pocos locos que dicen que debemos de independizarnos de la metrópoli, ¿qué metrópoli? y hasta hablan de recuperar las costumbres ancestrales, incluyendo el idioma, todavía estoy buscando un guanche, pero como no vaya al Museo Canario a ver las momias, dificilmente encontraré uno. Aquí somos descendientes de españoles y normandos, pero eso por lo visto a algunos les cuesta trabajo comprenderlo. Y si las cosas en política no marchan como debieran, no creo que Juan de Bethencourt tenga la culpa.
Un saludo afectuoso.

lola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
roche dijo...

Señalas muy bien los 200 años de vagabunderias de muchos de los países que se independizaron.

Israel con solo 60 años ya superó en arte, deportes, ciencia, educación, tecnología lo que muchos países no han podido hacer en 200

BlackJacket dijo...

El rey estuvo muy bien. el problema acá en sudamérica es que se reniega de la ascendencia española, queriendo buscar herencias en donde no las hay: acá en Chile hay todo un movimiento pro-pueblo mapuche, en términos en que el mestizaje no se llevó a cabo con dicho pueblo (el porcentaje es mínimo) y que quienes procurar "formar cultura" basados en la moda chick de lo indígena, con suerte habrán vivido en un ruca o tocado el kultrún. No tenemos cultura propia porque con todo eso de que los españoles llegaron a dominar, se ha renegado de lo que en realidad somos: europeos de segunda, de quinta. Quizá asumiendo esta ambivalencia resultara a la vez dominar espacialidades distintas (ni aquí en Chile ni allá en España).
Esto sería realmente criollo, quiero decir, propio.

salud a vuestro rey que calló al que ahora quiere terminar con los escotes y las minis, aunque sea este último el que verdaderamente reina.

BlackJacket dijo...

por otro lado, señor Pakithor, creo que exagera demasiado la cuestión en su artículo: lo de chávez fue sólo una incidencia. En Chile nunca he oído discursos como los que usted pondera, ni en ARgentina ni en Uruguay, revisando periódicamente la prensa de estos países. La colonización ya pasó. Insisto: el problema es todo lo contrario: el problema es que se evita reconocer que la cultura predominante en sudamérica es una cultura pseudoeuropea pero, tampoco esto se da en todos los lados: es necesario diferenciar países como perú o paraguay o brasil, que siempre se resistieron a la occidentalización. en paraguay, por ejemplo, así como en cataluña y otros, la gente común habla el guaraní. creo que es del todo exagerado sostener que aún en sudamerica se le hecha la culpa a los españoles de las desgracias.

Así está Murcia dijo...

El problema es que el populismo intenta mantenerse en el poder a toda costa, lo que incluyte la mentira, la manipulación y falsear la historia

fernando dijo...

coincido contigo. ES muy fácil y demagógico echar la culpa del atraso de Latinoamerica a España. Llevan casi dos siglos viviendo de forma independiente por lo que ya podrían haber mejorado su situación. Además, no todos los países se han estancado algunos van mejorando . España dio mucho más que lo quito a los pueblos latinoamericanos. Buen post.

un abrazo.

Pakithor dijo...

Muchas gracias por los comentarios.

Estimado Black. Entiendo que te parezca exagerado, pero no se trata de generalizar. Yo vivo en América Latina y sé que la mayoría de la población ha abandonado el discurso. Pero mi artículo va dirigido a aquellos que reavivan el tema para desviar la atención y no asumir sus responsabilidades, así como para los que, desde España, apoyan este tipo de intentos.

Fernando. Yo cada día soy más republicano, pero en esta ocasión don Juan Carlos ganó muchos puntos. En este mismo blog puedes encontrar algún artículo de mi punto de vista al respecto.

Aquí dejé una reflexión al respecto de lo que opino sobre lo que fue la colonización.

Saludos y gracias de nuevo

Tawaki dijo...

A mí eso de echar las culpas a otros siempre me ha parecido de débiles y de ineptos. Sea en América o en cualquier otro continente.

Cuando es uno mismo el que se flagela sin motivo, entonces tiene otro nombre peor.

Ya está bien, cada uno que cargue con sus problemas, que yo no he conquistado a nadie, mucho menos aniquilado a nadie.

Por cierto, los problemas que tenemos en España se remontan a los fenicios, cartagineses, romanos, godos, árabes, celtas ...

Muy valiente y acertada tu entrada.

Un abrazo

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Como latinoamericano, solo puedo decir que hay que dejarse de pendejadas y de hacer de victimas. No podemos echarle al otro la culpa de todas nuestras desgracias y errores.

En cuanto al "boche real", creo que la reprimenda elegante del Rey de Arabia Saudita, fue mucho mas contundente que el propinado por el Rey Juan Carlos.

http://manuel-miranda.blogspot.com/2007/11/otro-boche-el-rey-de-arabia-saudita.html

Anónimo dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices, la frase del rey les ha dado la excusa necesaria para los intereses particulares, se está manipulando todo. Eso sí, el rey metió la pata. Todo está politizado, mediatizado por los medios de comunicación y manipulado por los partidos políticos y aprovechado por populistas

 
Foros