13 de abril de 2007

¿Es Ridley Scott un intelectual?

Ayer en mi vuelo de vuelta a San José de Costa Rica tuve ocasión de leer muchos periódicos. Todos hicieron referencia a la nueva aparición de la crema de la intelectualidad patria para manifestarse, es decir, firmar un manifiesto, en favor del Gobierno. Me llamó muy poderosamente la atención el tratamiento que el diario El País hizo de la noticia. En su edición nacional apenas le dedicó un pie de foto en la sección nacional, como casi todos los diarios de difusión nacional, mientras que en su edición en inglés, que se reparte gratuitamente en distintos puntos, la puso en portada con un titular que venía a decir algo así como "Intelectuales encabezados por Almodóvar en contra de la política de la oposición".

En primer lugar me llama poderosamente la atención el tratamiento que se dio a la noticia por un mismo medio en sus distintos formatos. No quiero especular sobre el hecho, sobre todo porque es la primera vez que tengo oportunidad de comparar ambos formatos, pero me da la impresión de que los editores de este periódico hacen en la versión extranjera lo que realmente les pide el cuerpo, mientras que en la nacional intentan mantener la compostura.

Lo segundo que me ha chocado es el manifiesto en sí. Habitualmente este tipo de escritos de dan en circunstancias especiales, léase un acontecimiento significativo, una situación crítica, etc. Este se produce en un momento relativamente tranquilo de la vida pública. Por otro lado, de la lectura del documento resultan muy curiosas una serie de expresiones y frases típicamente empleadas por los portavoces del Gobierno o del partido en el poder, desde el “España va bien”, versión 2.0, hasta el caso concreto de De Juana Chaos. En definitiva, la intelectualidad oficialista española se tira a la calle, en este caso mediática, para criticar a la oposición algo absolutamente anodino.

Claro que entre los “abajo firmantes” lo que encontramos es una banda de gargantas agradecidas autodenominados “intelectuales”, como el titular del periódico del régimen en versión anglosajona se encargaba de recalcar. Intelectuales de la talla de Pedro Almodóvar, que me pregunto yo que de dónde le sacan el título a este señor y a otros pocos miembros de la farándula artística nacional. ¿Cómo se consigue el grado de “intelectual”?, me cuestiono yo ante este nuevo ejemplo de independencia libre pensadora que emana del magno Círculo de Bellas Artes. Si el Gran Wyoming es un intelectual, ¿qué es Jerry Seinfeld?, ¿será igualmente Florentino Fernández un intelectual?. Si Pilar Bardem es una intelectual, ¿lo será también Fernando Esteso?, ¿qué me dicen de Denzel Washington?, ¿y de Jennifer López?.

Yo necesitaría una aclaración al respecto de quién es intelectual y quién no, porque a lo mejor resulta que Ridley Scott tiene todo el derecho a ser considerado uno de los grandes pensadores de nuestro tiempo y a mi casi me da vergüenza decir que Gladiator es una de mis películas favoritas.

2 comentarios:

Ramón Villaplana dijo...

Lo que tiene esta gente es muy poca vergüenza, jeje. ¡No sabía que habías estado en España!

Pakithor dijo...

Ramón, yo no sé si tienen poca vergüenza o muchas ganas de honrar a la mano que les da de comer, directa o indirectamente. Lo que sí sé es que para mi muchos de ellos han perdido toda la credibilidad.

Saludos.