10 de marzo de 2008

Tenemos lo que nos merecemos: bipartidismo


Al final sucedió lo esperado. El PSOE ha vuelto a ganar las elecciones sin mayoría absoluta. El PP ha consolidado su espacio ganando en escaños. La izquierda se ha reunido en torno al PSOE e IU probablemente tenga los días contados. Los nacionalistas han sido, en términos generales, los grandes perdedores, su cuota de poder se ha visto minimizada por la polarización de voto hacia los dos grandes partidos.

Me llama poderosamente la atención la aparente sorpresa que han causado los resultados en la prensa en general, con respecto a esta polarización bipartidista. Quizá deberían ser ellos los que analicen cuál ha sido su papel en esta campaña. ¿Qué seguimiento o qué cobertura han tenido el resto de los partidos?. Ninguna. Cero. Pero culparlos a ellos, a los medios de comunicación, se me antoja injusto.

Hemos vivido una legislatura llena de crispación. Las posturas han estado más enfrentadas que nunca. Desde el modelo de Estado, hasta la economía, pasando por el tema estrella de estos cuatro años: el terrorismo. Así que los ciudadanos han salido nuevamente a votar de forma masiva, diría yo. Unos para cambiar y otros para seguir con lo mismo. Sin embargo somos muchísimos los ciudadanos que hemos acudido a votar con pesadumbre. Hemos votado por aproximación y, en no pocos casos, por resentimiento. Esto es, en contra de un partido, no a favor del otro.

Aquello de las "dos Españas" se está haciendo políticamente real, por más que la realidad de la calle sea bien diferente. Porque una cosa es votar a un partido que ha realizado una pésima legislatura -como Gobierno o como oposición- y otra bien diferente es comulgar con todo su ideario y su forma de actuar.

Forzados, quizá, pero con cobardía, absolutamente, tenemos ante nosotros una repetición de la legislatura pasada, más polarizada aún si cabe. Es lo que nos merecemos, no hay más.

4 comentarios:

lola dijo...

No pensaba votar, al final vote a Rosa Díez, no me convencían los grandes partidos, no me puedo considerar ni muy de derechas ni tanto de izquierdas, aquí no hay centro, probé con Rosa, es ella sola pero ya veremos que tal lo hace.
En fin, que una de las dos Españas siempre terminará rompiéndonos el corazón.
Un saludo afectuoso.

Sol dijo...

Si, porque es lo que se ha invocado, las dos Españas...veremos, veremos...

Raquel dijo...

´Zetapé está empeñado en ganar la guerra civil, 60 años después!

Jóvenes de Centro dijo...

El bipartidismo actual es asfixiante, pero seguiremos trabajando en abrir brecha. Un abrazo.

Ramón Villaplana.