10 de abril de 2008

Ruido de sables en el PP


A la derechona que reside en el PP no le ha sentado nada bien la derrota electoral del 9-M. Tiene gracia. Después de una legislatura entera dirigiendo mediáticamente el programa político popular ahora culpan a Rajoy por “moderado”. O sea que lo que quieren es, claramente, ponerse a dirigir el partido y escorarlo aún más hacia el conservadurismo, disfrazándolo de liberalismo. Nada de “centristas cobardes”, que dicen por ahí.

Esperanza Aguirre, consumada golfista, se encuentra muy arropada por la derechona popular. Desde Jiménez Losantos hasta la retaguardia opusina. Pero para no hablar claramente de “quítate tu pa ponerme yo”, nos trae doña Esperanza el discurso del liberalismo económico y toda esa cantinela que va predicando José María Aznar en sus seminarios como ya se ha dicho aquí, la cual básicamente desconocen todos estos buscadores de cargos, y que se aparta del principio de reformismo que siguió el propio PP durante ocho años de mandato.

Aguirre dice que lo que quieren es hablar de “ideas, principios y valores”, las personas aparentemente, le dan igual. Pero si Rajoy no le acepta el giro a la derecha –más aún-, lo cual parece más que evidente después del descalabro electoral, entonces se presentará como candidata a presidir el partido. Ojala lo haga, pero auguro que Francisco Camps la va a convencer de lo contrario para pedirle a cambio a Rajoy que, a cambio, elimine al único candidato popular que hoy por hoy tiene opciones de llegar a la Moncloa: Alberto Ruiz-Gallardón.

La derechona quiere mandar en el PP con carta propia de naturaleza. Poniendo a su más mediática figura al frente de un partido con más de diez millones de votos. Haciendo que el segundo partido de España dé la espalda a la realidad social del país. Ellos se sienten la base del partido, traicionada y arrinconada por los deseos centristas y amanerados de un Rajoy que no convence a nadie. A falta de victoria en las urnas, la derechona se revela, quiere tomar las riendas y en su cobardía absoluta habla de “ideas, principios y valores”. La falacia está servida, a ver si alguien la compra.

A mi me hace mucha gracia todo este panorama. Rajoy ya es de facto un líder con los pies de barro. Gallardón parece que le va a dar su apoyo pero con la condición de que la presidencia popular lo incluya la candidatura para 2010. Claro que el alcalde de Madrid tiene poco respaldo dentro del aparato, aparentemente. Esperemos que el gallego asuma que hay una guerra interna y permita la sangría ahora que faltan cuatro años para las generales.

3 comentarios:

Raquel dijo...

Yo lo tengo claro: que se hagan todos el harakiri (incluido gallardón) y que entre sabia nueva (o que vuelva aznar y ordene esto un poco)

Pakithor dijo...

Pues yo lo tengo más claro todavía: Aznar que ni aparezca.

;-)

Raquel dijo...

se me ocurre aznar porque es el único que a pesar de su ego,puede poner orden!