21 de mayo de 2011

Reflexión


Los que me conocen, es decir, aquellos que han leído un puñado de artículos míos en este espacio de libertad, saben cuál es mi ideología política. Soy reformista liberal y republicano. No creo en el bipartidismo y he abogado por una tercera fuerza política nacional, que sirva de contrapeso en el Poder Legislativo. Creo firmemente en la separación de poderes.

He seguido con gran interés y emoción las movilizaciones ciudadanas que se iniciaron el 15 de mayo en España. Las sentí como un cambio claro de la sociedad civil española que dormita entre la comodidad del subsidio de desempleo y el regocijo de la nómina asegurada por el Estado o por alguna gran empresa, banco o caja. Algo se mueve y es lo que tanto hemos estado reclamando desde 2005 muchos españoles.

Personalmente he apoyado iniciativas que venían a coincidir con el espíritu de la movilización del 15M. Ciudadanos por la Democracia, Movimiento por la Sociedad Civil, Democracia Real Ya, etc. Básicamente de lo que se trata es de dar un paso adelante en la democracia española y corregir sus errores/vicios, ya convertidos en leyes inamovibles al servicio del bipartidismo y el nacionalismo separatista. Eso es lo que me mueve a apoyar este movimiento social al cual no puedo asistir personalmente al encontrarme tan lejos de mi Patria.

Me entristece mucho ver cómo determinados colectivos intentan acaparar y confundir el verdadero sentido de esta pequeña, pero ya poderosa, revuelta popular. Esto nació para pedir una democracia efectiva y participativa, lo cual implica un cambio en el régimen electoral y político y, por ende, una reforma constitucional. Ni más ni menos.

No comulgo con el neosocialismo hilarante del popular panfleto ¡Indignaos!. Yo estoy indignado, pero por el apoderamiento que la clase política española ha hecho de la democracia. De ahí que rechace de plano todas esas propuestas de política económica que intentan colar en los manifiestos y las propuestas los grupos izquierdistas que están queriendo acaparar el movimiento del 15M.

Nosotros, perdón por el plural pero creo que somos la inmensa mayoría, lo que pedimos es un cambio del sistema político español basado en tres puntos fundamentales y únicos:

1. Establecimiento de las listas abiertas con distrito único para elegir al Poder Legislativo.
2. Elección del Poder Judicial sin intervención del Legislativo y el Ejecutivo.
3. Referéndums para decidir determinadas cuestiones que afecten al conjunto de los ciudadanos.


Podríamos añadir temas como la democracia interna en los partidos, o la eliminación de imputados en las listas electorales, pero creo que con esos tres puntos básicos nos conformaríamos todos.

Una vez conseguida esa reforma, soy de la opinión de que las políticas económicas las establece el Gobierno. Los cambios que afecten de forma significativa a la ciudadanía deberían ser aprobados mediante referéndum, como se hace en los EE UU aprovechando otra convocatoria electoral.

Apelo a difundir estos puntos básicos y a continuar con las movilizaciones de forma ordenada y pacífica como hasta ahora. Pido a los que lean esto que lo divulguen si están de acuerdo, aunque sólo sean los puntos señalados más arriba. Encaucemos este movimiento que pide más libertad, más justicia y más democracia para un país que navega a la deriva. Hablemos sin complejos de #masdemocracia.

Gracias por leerme y recordemos que las elecciones del 22M son municipales y autonómicas.

3 comentarios:

gratis total dijo...

Yo tengo la inmensa suerte de poder votar mañana a alguien que me representa.

Kutusov dijo...

Como he dicho en algún otro foro, en TODAS las revoluciones una minoría organizada utiliza la buena fe de la masa para la consecución de sus propios objetivos. La deriva suele ser rápida y el final es como en la Rebelión en la Granja de Orwell. Todos somos iguales pero unos más iguales que otros.

GianoComo dijo...

Te recomiendo este artículo, aunque doy por hecho que eres seguidor del portal. Saludos y gracias por tus post

http://www.libremercado.com/2011-05-23/manuel-llamas-espana-sigue-siendo-de-izquierdas-59835/